Taller de los sentidos

Quizás uno de los primeros síntomas de la enfermedad de Párkinson es la anosmia o pérdida de olfato, que puede aparecer incluso antes que los síntomas motores, por tanto antes del diagnóstico. En estos talleres se entrena el olfato, el tacto, el gusto y la propiocepción (sensación que nos permite conocer la posición de los miembros de nuestro cuerpo y que se altera también en la enfermedad de Párkinson) con el objetivo de enlentecer la pérdida progresiva de dichos sentidos.

Taller de motricidad fina

La destreza y la precisión de las habilidades manuales sufren un enlentecimiento en la enfermedad de Párkinson. El entrenamiento de actividades tales como el abrocharse botones o cremalleras, pelar fruta, abrir una cerradura, son algunas de las tareas que trabajamos en la asociación realizando talleres de pintura, manualidades o arte floral, destacando dentro de estas actividades la confección de una alfombra floral en las fiestas del Corpus de Bueu.