Hidrocinesiterapia

El uso del agua como agente terapéutico en los enfermos de párkinson aporta numerosos beneficios a nivel motor, anímico y social.

La palabra hidrocinesiterapia significa “ejercicio en agua”, y es la aplicación de la cinesiterapia en el medio acuático, utilizando el agua como agente terapéutico, aprovechando sus propiedades térmicas y mecánicas (temperatura, efecto hidrostático, hidrodinámico e hidrocinético).

El uso del agua como agente terapéutico en los enfermos de párkinson aporta numerosos beneficios a nivel motor, anímico y social.

Se ha demostrado en la práctica clínica que el ejercicio en agua incrementa el rango de movilidad, disminuye la rigidez, favorece la relajación, mejora los reflejos posturales y las reacciones de equilibrio, y permite la reeducación de la marcha.

Las continuas estimulaciones sensoriales que se producen en un medio acuoso ayudan a mejorar la concienciación corporal del sujeto, la propiocepción, el equilibrio y la marcha; por lo que es un medio idóneo para un enfermo con EP.

Desde el punto de vista de las relaciones sociales, el ejercicio en agua es un buen medio para que los enfermos de Parkinson interaccionen entre sí, disfrutando de un momento lúdico y de relajación, fomentando la integración al grupo y buscando situaciones donde tengan que trabajar entre sí.

Las sesiones de terapia en agua son de carácter grupal, con una frecuencia de 1 hora/semana.

OBJETIVOS

  • Disminuir la rigidez muscular, relajar la musculatura y aliviar el dolor.
  • Mejorar la circulación sanguínea y disminuir los edemas.
  • Mejorar la movilidad.
  • Ayudar a la concienciación del esquema corporal y fomentar el control postural.
  • Aumentar la capacidad ventilatoria y mejorar el estreñimiento.
  • Aumentar las entradas propioceptivas.
  • Mejorar las reacciones de equilibrio y la coordinación.
  • Trabajar marcha sin riesgo de caídas.
  • Mejorar el estado anímico, la autonomía y la calidad de vida.
  • Mejorar la interacción social y la aceptación de la enfermedad.